NUEVA DIRECCIÓN

•junio 8, 2010 • 1 comentario

Quiero dar las gracias a todas aquellas personas que durante este tiempo han visitado esta página y les invito a visitar mi nueva página donde podrán seguir profundizando sobre el apasionante mundo de la Astrologia y encontrar nuevos temas y en un futuro próximo, nuevos servicios.

NUEVA PÁGINA / NEW PAGE

www.astrologiaviva.com

Astrologia Clásica Vs Astrologia Moderna

•marzo 4, 2010 • Dejar un comentario

Circle of zodiac Astrología Clásica Vs Astrología Moderna…Interesante tema de debate.  Pues yo me quedo con la ASTROLOGIA. Me explicaré. La cuestión, para mi, no es si una es más válida que la otra o más fiable. Lo importante es el conjunto y comprender que todos los elementos (viejos o nuevos) son necesarios para recorrer el camino evolutivo que nos ha tocado vivir. Las energías de los diferentes planetas nos ayudan a recorrer los pasos de aprendizaje que tienen que dar el hombre y la mujer, para poder convertirse en verdaderos seres humanos.

En un momento determinado aparecen nuevos elementos en el mundo de la Astrología. Urano, Neptuno y Plutón son planetas que vibran una octava por encima del resto de los planetas. Por eso nos cuesta entenderlos, conectar con ellos y con las energías que transmiten. Y eso es así porque muy pocas personas tienen un nivel espiritual tan elevado como para vibrar a esas frecuencias. Y eso es así porque esos planetas, llamados también los transpersonales, hablan de lo colectivo.

Como ya he dicho en alguna ocasión, ha llegado el momento en el que la humanidad dé un nuevo paso hacia el siguiente nivel evolutivo, pero ese salto ha de ser como colectivo. En la carta astral, los planetas “clásicos” (por llamarlos de alguna manera) nos ayudan a evolucionar como individuos, a conseguir ese estado espiritual que nos permita cumplir nuestro programa humano y aportar así a la sociedad (al conjunto de la humanidad) ese granito de arena para que la humanidad siga evolucionando hacia estados superiores. Urano, Neptuno y Plutón nos ayudan como colectivo, dando las pautas y el conocimiento necesario para conseguir esa sociedad que algún día ha de actuar como un solo individuo. Eso no significa que en una carta individual esos planetas no tengan su influencia.

El_arbol_de_la_vida1

Es a través de Mercurio que conoceremos la naturaleza de Neptuno y si Mercurio es el que nos revela la ley en las cosas de “abajo”, Neptuno será el gran revelador de la ley de “arriba”, el que nos aportará el conocimiento de la organización espiritual, acercándonos así a lo primordial. Es a través de Mercurio como podremos conectar con el mundo de las realidades superiores, de lo que está más allá, representado por Neptuno (que en el mundo de la cábala es considerado la octava superior de Mercurio).

A través de Venus llegaremos a Urano. Venus puede crear armonía en las relaciones humanas, elevando los sentimientos y acercarnos al amor puro que representa el mundo de Urano (que en el mundo de la cábala es considerado la octava superior de Venus).

En la mitología, Plutón es el dios de los infiernos, hijo de Saturno, y ésa puede ser una interpretación que podemos darle. Plutón relaciona el pasado con el futuro, sacando al exterior lo que se encontraba profundamente enterrado, a la manera de un volcán, que al entrar en erupción, sitúa fuera las piedras que estaban dentro, creando así, súbitamente, una nueva realidad. En nosotros, Plutón vacía lo que en nuestro interior se encontraba cristalizado y de ahí la idea de regenerador, del mismo modo que el infierno regenera las almas que le son confiadas.

Plutón puede ser la octava superior de Marte, porque su manifestación es violenta; pero Marte no es más que el ejecutor de Saturno, por su posición en el árbol cabalístico y no es extraño que se parezcan. Lo que sí es cierto es que Plutón se comporta como un Séfira de la columna de la izquierda, arreglando las situaciones con mano dura.

Los individuos somos aún poco sensibles a las vibraciones de Plutón (igual que a las de Urano y Neptuno) y es más bien sobre las colectividades que ejerce su influencia, haciendo que estalle lo caduco y que se regenere lo corrupto.

Por lo tanto, todos los elementos que forman parte de la carta astral tienen su razón de ser y el hecho de que todavía no comprendamos sus energías no nos autoriza a descartarlos o pensar que no son válidos. Estoy de acuerdo en que en los últimos tiempos la Astrología ha sido utilizada con fines meramente mercantilistas y comerciales y no como una herramienta de conocimiento y desarrollo espiritual. Y la aparición de estos planetas posiblemente haya ayudado a ello, debido a que el desconocimiento sobre ellos facilite la publicación de diferentes estudios sin demasiada rigurosidad.

La astrología cabalística me ha ayudado a entender muchos mecanismos y a comprender que no hay un único camino, que cada uno tiene el suyo, pero que todos esos caminos nos han de llevar, al final, al mismo lugar. Eso si, un lugar en el que solo tiene cabida la COLECTIVIDAD, una HUMANIDAD, que fluya armónicamente con la naturaleza como un solo cuerpo.

El Simbolismo de los Planetas

•marzo 1, 2010 • Dejar un comentario

Planetas01 Los planetas, en astrología, representan tendencias, funciones motivaciones e inclinaciones de los seres humanos. Dependiendo de factores tales como la ubicación en el signo, la casa, que se encuentre bien o mal posicionado, además de los aspectos, el planeta manifestará en el individuo ciertas características y tendencia particulares. A los planetas también hay que verlos como los indicadores de los pasos de aprendizaje que tienen que dar el hombre y la mujer, para poder convertirse en verdaderos seres humanos.

Las posiciones planetarias significan no sólo tipos de leyes específicos, sino semillas de acciones pasadas (karma) de las cuales debemos liberarnos en esta encarnación, por medio de las Obras, del Conocimiento. Los planetas representan, pues, las fuerzas básicas de la vida, las herramientas que utilizamos para vivir, así como la base de nuestra misma sustancia. Estas fuerzas planetarias toman distintas formas, dependiendo de su ubicación en el zodíaco y de la manera en que se relacionan entre ellas.

Los aspectos que se forman entre los planetas describen estas relaciones; la posición de los planetas en relación con el lugar de nacimiento nos habla de su expresión en las esferas de la vida descriptas por las casas astrológicas.

Hay tres factores en los símbolos de los planetas. Consisten de un círculo, un medio círculo y una cruz agrupados distintamente. El círculo es el símbolo del Espíritu, el medio círculo es el emblema del alma y la cruz representa la materia. Entonces los elementos de la constitución humana, ESPIRITU, ALMA y CUERPO están dentro de las partes componentes de los símbolos planetarios para mostrar al Místico su misión respecto a la humanidad. Estas partes elementales están agrupadas de distintas maneras para indicar la naturaleza del planeta y su oficina en la Gran Escuela de la Vida donde Dios nos ha puesto bajo el Espíritu Planetario quien se empeña en educarnos en la Sabiduría Divina.

Las influencias astrológicas se manifiestan principalmente a través de los planetas. Estas influencias básicas están modificadas por  los signos del zodíaco en los cuales los planetas están colocados, los aspectos (ángulos geométricos) entre los planetas y las casas en las cuales están colocados los planetas. Una simplificada, pero no obstante útil, regla es que la posición por signo del planeta indica las tendencias de la personalidad, los aspectos entre los planetas reflejan cómo los diversos componentes de la personalidad de uno interactúan, y las posiciones por casa muestran cómo la personalidad se manifiesta en el mundo.

Los planetas, en astrología, representan tendencias, funciones motivaciones e inclinaciones de los seres humanos. Dependiendo de factores tales como la ubicación en el signo, la casa, que se encuentre bien o mal posicionado, además de los aspectos, el planeta manifestará en el individuo ciertas características y tendencia particulares. A los planetas también hay que verlos como los indicadores de los pasos de aprendizaje que tienen que dar el hombre y la mujer, para poder convertirse en verdaderos seres humanos.

Las posiciones planetarias significan no sólo tipos de leyes específicos, sino semillas de acciones pasadas (karma) de las cuales debemos liberarnos en esta encarnación, por medio de las Obras, del Conocimiento. Los planetas representan, pues, las fuerzas básicas de la vida, las herramientas que utilizamos para vivir, así como la base de nuestra misma sustancia. Estas fuerzas planetarias toman distintas formas, dependiendo de su ubicación en el zodíaco y de la manera en que se relacionan entre ellas.

Los aspectos que se forman entre los planetas describen estas relaciones; la posición de los planetas en relación con el lugar de nacimiento nos habla de su expresión en las esferas de la vida descriptas por las casas astrológicas.

Hay tres factores en los símbolos de los planetas. Consisten de un círculo, un medio círculo y una cruz agrupados distintamente. El círculo es el símbolo del Espíritu, el medio círculo es el emblema del alma y la cruz representa la materia. Entonces los elementos de la constitución humana, ESPIRITU, ALMA y CUERPO están dentro de las partes componentes de los símbolos planetarios para mostrar al Místico su misión respecto a la humanidad. Estas partes elementales están agrupadas de distintas maneras para indicar la naturaleza del planeta y su oficina en la Gran Escuela de la Vida donde Dios nos ha puesto bajo el Espíritu Planetario quien se empeña en educarnos en la Sabiduría Divina.

Interpretando el rol de estos actores (los planetas) y sus cualidades (los elementos, signos y casas) y creando una síntesis, la astrología puede presentar un cuadro completo y comprensivo de la persona y su potencial, basado en el horóscopo natal.

Las influencias astrológicas se manifiestan principalmente a través de los planetas. Estas influencias básicas están modificadas por  los signos del zodíaco en los cuales los planetas están colocados, los aspectos (ángulos geométricos) entre los planetas y las casas en las cuales están colocados los planetas. Una simplificada, pero no obstante útil, regla es que la posición por signo del planeta indica las tendencias de la personalidad, los aspectos entre los planetas reflejan cómo los diversos componentes de la personalidad de uno interactúan, y las posiciones por casa muestran cómo la personalidad se manifiesta en el mundo.

Los Signos Astrológicos

•febrero 19, 2010 • Dejar un comentario

signos-astrologia

La astrología trata de cómo los planetas y sus movimientos en el cielo nos afectan, como individuos, en la tierra. Cada planeta simboliza una cierta fuerza o energía; cada uno de los 12 signos astrológicos representa un diferente modo o estilo en el que la energía se expresa. Los signos zodiacales representan CÓMO actúan estas energías, representan el ropaje psicológico que adquieren los planetas por su presencia en ellos.

Los signos del zodíaco son representaciones simbólicas de las energías celestes que nos rodean, constituyendo por lo tanto, llaves valiosas para descifrar el pasado, el presente y el futuro.

Los egipcios y caldeos poseían un perfecto conocimiento de esos simbolismos, que infelizmente son para nosotros actualmente un enigma. Ya durante la Edad Media , ese conocimiento fue escondido en parte por las persecuciones religiosas que ocurrían, en aquel período negro de la historia de la humanidad.

Cuando se inicia el movimiento de la Nueva Era se van descubriendo nuevamente las llaves simbólicas del conocimiento de la astrología esotérica. Los signos pueden ser: Cardinales, Fijos o Mutables. Cada signo está representado por un elemento: Fuego, Tierra, Aire o Agua.

Las Casas Astrológicas

•febrero 11, 2010 • Dejar un comentario

Casas

Según algunos autores, las casas representan “los campos de la vida donde las fuerzas planetarias se manifiestan”, o sea, las áreas concretas donde “invertimos” nuestras energías. Es decir, las casas astrológicas representan los asuntos de la vida, los campos de experiencia en los cuales participamos.

Los planetas representan en astrología la energía qué está actuando; los signos zodiacales representan cómo actúan estas energías; las casas nos hablan de en dónde están actuando estas energías, qué parte nuestra esta recibiendo la influencia del planeta y del signo.

Pero, lo más importante es que los signos y planetas que encontramos en una casa sugieren cual es la mejor forma y más natural en que debemos hacer frente a ese aspecto de la vida con el fin de realizar las potencialidades que nos son inherentes.

Las casas no son segmentos aislados, separados de la vida. Concebidas en su totalidad, muestran el despliegue de un proceso de gran significado: el nacimiento y evolución de un individuo.

Los catalizadores del Cambio

•febrero 2, 2010 • Dejar un comentario

acuario02 Los grandes ciclos o Eras están marcados por las cualidades de los signos, pero los planetas con sus tránsitos activan esas cualidades y el desarrollo del potencial contenido en esos signos. Son los catalizadores de los cambios que requiere la humanidad para prepararse y poder iniciar un nuevo nivel evolutivo.

No estamos ante nada nuevo y quizás el camino ya está marcado desde hace siglos; lo que ocurre es que no hemos sabido verlo o nos empeñamos en dar tantas vueltas que al final perdemos el hilo de lo verdaderamente importante que no es otra cosa que la evolución hacia mundos espirituales más avanzados de la humanidad como COLECTIVO.

Jesús expulsó a los mercaderes del templo, esos mercaderes que más tarde convirtieron sus enseñanzas en puro mercantilismo para beneficio própio. Porque ya Jesús nos decia, que para llegar a DIOS  solo lo conseguiremos a través del CORAZÓN, sin necesidad de intermediarios y estoy seguro (por alguna experiencia que he tenido) que el corazón, ese órgano que nos da la vida, es una puerta hacia otros niveles espirituales superiores que nos ha de permitir transcender nuestro individualismo a favor del colectivo y de una nueva conciencia planetaria.

Los griegos se organizaban en Ciudades-Polis autónomas y reducidas, donde todos formaban parte de un mismo proyecto de sociedad. En un momento de nuestra história escogimos a Aristóteles (La razón) en vez de a Platón, El Alma, y nos olvidamos de ella. Estoy convencido de que necesitamos ambas cosas para progresar en nuestra evolución como individuos y como colectivo. Pero quizás necesitábamos este rodeo de más de 2000 años para saber que una RAZÓN sin Alma produce seres Frios y un ALMA sin Razón seres Perdidos. Y para mi, éste es el reto que nos plantea la Era de Acuario: lograr la unión del ALMA y de la RAZÓN para crear esa conciencia planetaria que de vida a GAIA (es decir, a la HUMANIDAD como colectivo).

La Astrologia nos proporciona las herramientas para descifrar las claves del nuevo camino a seguir y son como un libro de instruciones…como un mapa de carreteras. Estamos ante un final de etapa antes de un nuevo ciclo evolutivo que hemos de construir entre todos. Y son los planetas transpersonales, aquellos que se descubrieron más tarde, los que están actuando con más fuerza. Ellos representan a las fuerzas de los colectivo, cada uno con su visión y forma de actuar. Primero teniamos que desarrollarnos como individuos y por eso es normal que no fueran “necesarios” y la Astrologia funcionara sin ellos. Pero el desarrollo individual y su máxima expresió: el capitalismo neoliberal, no puede ser eterno y por eso aparecen esa fuerzas colectivas a través de ellos que no hacen más que indicarnos cual ha de ser el camino a seguir en esta nueva etapa que se abre ante nosotros en forma de Crisis.

Y qué signos están activando estos planetas: Plutón en tránsito por Capricornio. El derrumbe de las estructuras actuales, de los sistemas organizativos basados en las fuerzas productivas. Urano en Acuario produciendo una revolución encaminada hacia nuevas formas organizativas y tejiendo las redes de una nueva conciencia social y planetaria. El esfuerzo ya no ha de ser individual sino colectivo y toda la nueva tecnologia que se desarrollará cada vez más deprisa ha de ser puesta al servicio de los valores Acuarianos. Neptuno (el visionario) comienza a disolver el Ego individual (Piscis / Saturno) en favor de unos nuevos ideales. Aquí tenemos todos los ingredientes. ahora hay que saber combinarlos para lograr ese salto evolutivo necesario para entrar en la Nueva era y avanzar espiritualmente. Y como dice un viejo proverbio japonés: “saber y no actuar, es no saber nada”

Los Planetas transpersonales: claves de la Crisis

•enero 25, 2010 • Dejar un comentario

yogakai

Los planetas transpersonales han   comenzado a transitar por nuevos signos y comienzan dibujar un nuevo escenario. Urano desde Piscis nos lleva a romper las ataduras emocionales con lo más mundano y materialista, para que liberemos nuestros sentimientos y emociones, elevándolas a un nuevo nivel para abrir las puertas de un nuevo ciclo, regido por el elemento de Aire (Piscis es el final de los signos de Agua y por tanto el signo de la exteriorización – VAV – de las emociones ).La oposición actual de Saturno a Urano desde el signo de Escorpio refleja esa tensión entre lo viejo y lo nuevo, característico de este periodo de “crisis”. Los viejos valores (Saturno) han de entrar en crisis para ser cuestionados y dar paso a un nuevo orden (Urano).

Neptuno desde Acuario nos ayudará a disolver las fronteras y abandonar nuestra posición individualista en favor de lo colectivo. Si bien al principio trae confusión, también permite esa imagen visionaria de un futuro mejor. La capacidad del ser humano de soñar y crear ideales nuevos sobre los que construir una socidad más justa y solidaria.

Plutón desde Capricornio se encargará de destruir las estructuras sobre las que se asienta el orden actual derrumbando todo aquello sobre lo que hemos basado nuestras vidas. Tirando abajo los cimientos sobre los que se levantaron el orden actual.

Esas son, a mi entender, las claves de la “Crisis” que está sufriendo el mundo actualmente. Es un paso más en la evolución del ser humano que necesita ser sacudido bruscamente de vez en cuando para poder caer arrodillado ante sus miserias y renacer de nuevo ante un nuevo ciclo. Nadie sabe como será esa nueva etapa…pero seguro que nada será igual que hasta ahora y en nuestras manos está que sea una etapa de crecimiento y elevación espiritual. Sólo hemos de estar atentos a las señales y actuar en armonia con el Universo.